PUNTA ARENAS - 2011

PUNTA ARENAS - 2011

jueves, 7 de febrero de 2008


ANTOFAGASTA: PLAZA DE ARMAS.


Bonita plaza tiene Antofagasta. Su pileta funciona, lo que ya es bastante.


La catedral.

Mirando en sentido opuesto, el Reloj de los Ingleses.


Fue donado por la colonia británica en homenaje al primer centenario de la República. Claro que por aquellos años los súbditos de su Majestad Británica estaban más que contentos, con las concesiones de las salitreras y guaneras del territorio.

La palomas aprovechan de saciar su sed en la pileta. El que vigila me imagino que es el palomo macho, con un ojo avizor y el otro en las palomitas.


La retreta tiene unas rejas de fierro forjado que llaman la atención. Esta estructura, cuyo detalle se ve en la foto, fue donada por la colonia yugoslava por aquellos mismo años.


En climas húmedos y templados las buganvilias están en su salsa. Dan sombra y colores.


Fotos 2007
.
Fundación de Antofagasta
(1866)
Andrés Sabella

Entonces,
el mar
devoraba su ración de soledad.
.
En la costa
hablaban las arenas,
con su lengua de tiempo.
.
Se escuchaba el jadeo del sol
fatigado por los días.
.
Dulcemente,
la tierra le creaba un nido
en medio de sus llagas.
.
Todavía el hombre no inventaba las huellas
donde llora la sed,
todavía la piedra crecía desde el tiempo.
.
La sombra de las nubes adelgazaba al cielo.
.
Reían las aguas.
.
Juan López -el Chango-
mojó su corazón en estas olas
que el viento deshoja.
.
Desolados,
los terrales corrían por su frente.
.
Las gaviotas comenzaron a besarle.
.
Armó una carpa
en cuya puerta se detuvo el sol.
.
Llegaba a disputar al cobre sus enigmas,
a sembrar calles
y acomodar la tarde a sus ventanas.
.
Aquí, la primera esquina
dialogaría con la luna
y la primera parturienta
sería el primer jardín de la caleta.
.
Aquí, los niños
equivocarían el patio de sus casas,
jugando a los pies del horizonte.
.
Un ancla saltaría a las estrellas,
los vapores descargarían la distancia en esta rada,
le traerían hombres con el azar entre los dientes.
.
Aquí, pianos y locomotoras
cruzarían la noche con sus cantos,
la muerte y la cuchilla danzarían abrazadas.
.
Aquí,
los cerros y las algas
formarían su familia.
.
Juan López tocó la tierra victoriosa de sal.
Le llamaron las vetas.
.
Juan López
levantó sus brazos:
¡una pala y un remo!

4 comentarios:

MNB dijo...

Tampoco he estado en Antofagasta. Es el colmo. Me he paseado por el mundo y no conozco mi país.

Maravillosas las fotografías.

Sin querer ofender a nadie, no me extraña que los británicos hicieran un regalo desinteresadamente.

Abrazos.

El Guanaco Volador dijo...

Una vez más gracias Matías, tus paseos urbanos tienen siempre un punto de vista "próximo"

Ana dijo...

woooooooow!!
que hermosas fotos!!!!
y que bellisimos lugares.

Mari Carmen dijo...

Preciosas fotos, Matías. La catedral es impresionante y esas buganvillas... me recuerdan tanto a mi tierra andaluza...

Un abrazo,

HAZ CLIC SOBRE LAS IMÁGENES PARA AGRANDARLAS.